Después de mucho meditarlo esta semana, luego de indagar en mi mente y pasar de idea en idea, llegué a la conclusión de que lo único que quiero y necesito es hablar con alguien… Que alguien me pregunte mirando a los ojos cómo estoy y así no tener opción de volver a mentir y decir “bien”…